fbpx

septiembre 9, 2020

Caminando por el sencillo placer de liberarnos

Hay momentos de nuestro día a día en los que podemos sentir que no estamos alineados con nosotros mismos, es decir, percibimos que falta esa coherencia entre lo que pensamos, decimos y hacemos. Permitiendo que nuestras actividades y compromisos rutinarios tomen control sobre nosotros. 

Constantemente nos exigimos intensidad e inmediatez en nuestras acciones. El ritmo acelerado con el que vivimos, nos desgasta y desconecta de quienes somos, a través del bombardeo de un sinfín de estímulos diarios y de situaciones en las que apagamos fuegos constantemente. 

En esa desconexión, nos cuesta identificar y gestionar nuestras emociones, batallamos con altas y bajas de autoestima por nuestra carencia de autoconocimiento, subestimamos la importancia del autocuidado. 

Pero, ¿qué prácticas podríamos integrar para volver a nosotros mismos? me creerían si les dijera que caminando, aunque sea por un momento, podemos reconectar con nosotros mismos.

“Los caminantes no tienen obligaciones, solo el sencillo placer de liberarse paso a paso en su camino”. – Dr. José Ángel Obeso

Este mantra, que me ha acompañado desde hace tiempo y hoy te comparto, me ha enseñado que nuestros pasos pueden ser al ritmo que elegimos, pueden ser también con pausas para observar detalles que se nos escapan regularmente. 

Senderismo

Es desde el amor hacia nosotros que damos ese primer paso fuerte y seguro. Cuando miramos hacia dentro, podemos encontrar los recursos que necesitamos para vivir en coherencia con quienes somos y por ende con nuestro entorno. ¿Cómo podemos mirar hacia dentro, en estos tiempos de saturación de estímulos? Viviendo presentes. 

¿Vivir presentes? Sí, enfocando nuestra energía y sentidos a aquello que elegimos hacer, en un momento determinado. ¿Has vivido presente cuando pasas por un campo de flores silvestres? Detectando así esos olores intensos de la tierra. Escuchando tal vez a algunos insectos que se esconden entre las flores. ¿Has comido una fruta y te has conectado con su sabor dulce y jugoso?. 

Si bajamos ese ritmo al que estamos acostumbrados, alineándolo con ese momento de contemplación, podemos experimentar instantes memorables. Recuerda que el lenguaje de nuestro cerebro son nuestros cinco sentidos vitales, para comunicarnos con él y para sorprenderlo, requerimos soltar esas prisas, rendirnos a ese presente profundamente consciente. 

En este aquí y en este ahora, los seres vivos necesitamos aún más de la naturaleza. Lejos de nuestras caóticas rutinas, podemos caminar acompañados del silencio que sobra, en caminos que liberan a nuestro cerebro del modo piloto; ese cerebro que llega a permanecer dentro de la familiar zona de confort. 

Respirar mientras nos movemos, nos conecta con el presente, sitúa nuestra atención y mirada en nosotros y en el camino que exploramos. Es un sencillo placer liberador. ¿Damos ese paso? 

-Mariana Olm

2 comentarios en “Caminando por el sencillo placer de liberarnos”

Deja un comentario

Otros artículos