fbpx

marzo 31, 2020

5 sencillos pasos para meditar

Si tuvieras la oportunidad de estar frente a antiguos monjes tibetanos o chamanes zapotecas, y pudieras hacerles sólo una pregunta, ¿cuál sería? Lo más seguro es que esta pregunta esté relacionada con tu paz, plenitud o felicidad ¿no?

Hoy en día, la búsqueda de éstas tres, se ha convertido en el centro de nuestras vidas, muchas veces convirtiéndose en una búsqueda interminable y a veces frustrante. Tenemos una idea falsa o confusa sobre la felicidad, nos encontramos siempre buscando las fórmulas secretas para sentirnos en paz o estar “llenos” de plenitud el mayor tiempo posible. Y ¿qué pasa cuando no logramos “alcanzar” estas tres mágicas soluciones? – Enseguida viene la frustración y optamos por dejar todo a un lado. 

En Introspecta, hemos descubierto que para alcanzar éstas tres grandes “metas”, hay que dejar de buscarlas. Así sucede con la meditación.

La meditación nos sirve para centrarnos en el momento, para poder hacernos conscientes de nuestra respiración. Nos conecta con nuestro presente. Nos da la oportunidad de observar y sentir cómo nos sentimos, qué pensamientos estamos teniendo y cómo estamos reaccionando ante lo que se presenta. La magia viene cuando sueltas, cuando te permites observarlo todo sin juicio alguno y simplemente dejas que todo suceda. 

La meditación nos sirve para centrarnos en el momento, para poder hacernos conscientes de nuestra respiración. Nos conecta con nuestro presente.

Suena muy fácil, pero a decir verdad, muchas veces no estamos ahí, no estamos cómodos con el cuerpo, nuestra cabeza no deja de dar vueltas, o existen ruidos (externos e internos) que nos distraen, y por muchos otros factores no podemos meditar.

Es ahí en donde te recomendamos soltarlo. No seas tan duro contigo mismo, nosotros hemos descubierto que no existe la fórmula perfecta para la meditación y en este espacio me gustaría darte al menos cinco tips para que puedas meditar a tu manera, en tu forma y a tu gusto.

En Introspecta creemos que la sabiduría viene desde adentro, y por eso, hoy te invito a qué a través de estos sencillos pasos, te conectes contigo mismo, pero, sobre todo, te disfrutes a ti en este espacio llamado meditación.  

1.    Crea un espacio para ti.

El espacio para meditar puede ser realmente en donde sea, la fila del banco, en el tráfico, caminando (Uff! De las mejores meditaciones es caminar). Pero lo primero tiene que ser que a ti te acomode. Quizá un espacio en tu cuarto, la sala, el balcón o cualquier lugar donde te permita omitir las distracciones externas por al menos unos minutos.

Mi recomendación es buscar un tapete, un cojín, prender quizá un incienso y si eres de los míos, música de meditación también ayuda a entrar en el “mood”. 

2.    Postura cómoda

No tienes que ser el experto en hacer la  flor de loto ultra avanzada para meditar profundamente. Al contrario, si la postura del cuerpo no está cómoda, será muy difícil que llegues a tan siquiera concentrarte en tu respiración. Para esto te sugiero que te sientes de una manera que estés cómodo/a. Puede ser sentarse en el piso o en una silla.

Imagina que tu espalda, cuello y cabeza, son una pila de monedas y necesitas estar derecho para que así, fluya el aire por todo tu cuerpo con mayor facilidad. Relájate, eso es importante…Cierra tus ojos. 

3.    Trae tu atención a la respiración

Este paso es uno de los más importantes y al mismo tiempo sencillos. La respiración será tu ancla al presente. Pon atención al aire entrar por tu nariz y salir por tu boca ( o tu nariz si así lo prefieres). No trates de controlarla, simplemente hazte consciente de que estás respirando. Siente el aire entrar por todo tu cuerpo y lo que experimentas cuando te llenas de el. 

Nota: Existen variaciones en la respiración que pueden ayudarte a concentrarte más. Cuenta 2-4 segundos al inhalar, y 2-4 segundos al exhalar. Si te sientes cómodo, trata de hacerla en 3 tiempos (sumándole 2-4 segundos aguantando el aire). 

4.    Suelta a tus pensamientos 

Es absolutamente normal distraernos. Así que no seas tan duro contigo y cada vez que te encuentres distraído en pensamientos, imagina que se son como nubes que vuelan en el cielo. No los juzgues ni te apegues a ellos. Simplemente déjalos ir y vuelve a tu respiración.  

Nota: Entre más tiempo lleves meditando, quizá más pensamientos observarás, esto quiere decir que te estás dando mayor cuenta de todo el tren de pensamientos que normalmente llevamos. ¡Eso es bueno!

5.    Agradécete por el espacio

Finalmente, sin importar si tu meditación duró 1 o 20 minutos, agradécelo. Agradécete a ti por regalarte ese tiempo. La gratitud nos ayuda a cambiar de perspectiva y hace que nos sintamos mucho mejor con nosotros mismos. No te enfoques en lo que pudo haber sido diferente, agradece que tuviste la oportunidad de darte este espacio. 

El reto de la vida es poder encontrar esa felicidad, paz y plenitud en nuestro día a día, viviéndola como un camino y no como una meta. Encontrar esa plenitud en donde estemos, y de la forma en la que estemos. Ser tú, hoy. 

Esperamos que estos tips te puedan ayudar a entrar más a ti, que te ayude a conectar más contigo y a disfrutar de ti en todos los sentidos. 

Caminamos pronto, 

Ernesto Philibert

1 comentario en “5 sencillos pasos para meditar”

Deja un comentario